Relatos eróticos en tu buscador favorito

 
 
    Inicio
  Ajax Links
 
 
 
    Categorias
  Nuevos Relatos
  Top 100
  Relato Aleatorio
  Buscar Relatos
  Enviar Relato
 
 
 
    Lista de autores
  Autor Aleatorio
 
 
 
    Contacto
  Recomiendanos
  Favoritos
 
 
Fecha: Domingo, 4 Enero 2009 « Anterior | Siguiente » en Incesto

La cola de mi hermana

Anonimo
Accesos: 26040
Valoración media:
Pagina 1 de 1
 -   + 
Yo tenia 15 años y mi hermana 27 y ha sido la mejor experiencia sexual.

Cuando mi hermana se caso se fue a vivir a un pequeño departamento cerca de nuestro domicilio. mi cuñado entro a trabajar en una empreza que le exigio irse a radicar a otra ciudad y convinieron que ella se quedaria a vivir aqui y mi cuñado vendria cada fin de semana. Despues de 7 años de casados tenian un pequeño de 4 años.
Todos los dias mi hermana nos visitaba y dormia la siesta con su pequeño hijo.
Ese dia mi madre salio a visitar a unos familiares y queria llevar al nieto para que lo conocieran, pero mi hermana acostumbrada a sus siestas prefirio quedarse.
Cuando yo llegue de la escuela, la casa permanecia en silencio, encontre en la mesa del comedor un mensaje de mi madre enterandome de lo anterior.
Entre a la recamara y encontre a mi hermana profundamente dormida, su falda accidentalmente se habia levantado dejando al descubierto sus prendas de lenceria, que consistia en un liguero negro que sujetaba firmemente la costura de sus medias de seda negras, tambien dejaba al descubierto parte de sus blancos muslos. A pesar de que para esa edad yo me hacia diariamente mis pijas, nunca se me ocurrio inspirarme en la cola de mi hermana para pajearme, pero lo que estaba observando hizo que mi verga se parara de inmediato.
Queria levantarle mas la falda para mirar sus nalgas,pero el miedo de que despertara me detenia, asi que me dispuse a hacerme una buena paja con lo que veia. Saque mi verga y empece a masturbarme, pero a cada movimiento la sensacion de placer me hacia suspirar, temi que mi hermana despertara y me encontrara con la verga de fuera, decidi ver que tan dormda estaba y moviendole la espalda, ya que ella se encontrba boca abajo con una pierna ligeramente flexionada, trate de despertarla pero ella no respondia, le toque su cola por arriba de la ropa y siguio sin despertar, que sensacion tan agradable sentia al tocar esas nalgas tan firmes y grandes, arriesgandome pero con mucho cuidado levante su falda enrrollandosela hasta la cintura, dejando a mi vista lo mas maravilloso que en mi vda hubiese visto, el tamaño perfecto de su rica cola, la forma que lucia su pequeña tanga que se encajaba a lo largo de la division de sus gluteos el abultamiento que se hacia en el lugar que ocupaba su ponochita, los intrusos pelos que se escapaban de su pucha para salir de la tanguita y finalmente la perfecta union de las nalgas con los antojables muslos que invitaban a besarlos y estrugarlos con las manos para comprobar que eran de verdad y no el producto de un sueño humedo.
No pude resistir y acerque mis labios a toda esta belleza, lo hice con tal cuidado que al tacto de mis labios podia percibir los diminutos bellos y granitos producto del frio que se formaban en la union de nalga y pierna, acrque lo mas que pude mi nariz a su pucha y capte ese perfume que invita a coger, a mamarle la panocha con todas las de la ley, tenia ganas de despertarla y rogarle que me prestara su cola, que se dejara mamar la panocha, que me permitiera meter mi lengua en ese pecioso hoyo que aunque se que lo utilizaba para cagar, en ese momento yo me ofrecia para darle la mejor limpieza frotando mi lengua por las exquicitas paredes que debia de tener, mientras pensaba esto y disfrtaba el ligero rozamiento de mis labios por toda su cola me jalaba mi verga y quise que mi pito tocara tambien el aterciopelado culo, coloque la verga de forma tal que apenas tocara ambas nalgas y ejerciera una pequeña presion en donde se adivinaba la presencia del deseado ano, No resisti mas y comence a sentir ese intenso cosquilleo que pronostica la inminente venida, apenas pude retirar el pito, el primer chorro salpco su falda, mi mano recibio el resto de semen, la cantidad era tremenda, corri al baño y me lave, me sentia arrepentido, nunca habia considerado al insesto como una conducta sana y me senti maldito.
Ahora con la madures he comprendido que eso que sucedio fue maravilloso e influyo durante toda mi vida en la forma en que me desenvolvia en mi vida sexual, pues a decir de las parejas que he tenido dicen que soy un pinche degenerado que les pone unas cogidas de ensueño que las hace llegar al orgasmo desde las mamadas que les propino en su pucha, la cual reciben las caricias tenues y a veces fuertes de mi lengua, les gusta que les coma la cola, sienten riquisimo las sesiones de besos que entablo con sus anos y la manera en que mis manos acarician chiches, cola, panocha, piernas etc. etc.
Espero les haya gustado mi relato.



Ultim actualizacion el Lunes, 19 Enero 2009 por admin
  
Relatos porno © Anonimo

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradeceran y supondrá una mejora en la calidad general de la web. Gracias!

Valoración

0 Votos

« Volver a la página anterior Ir arriba

Comentarios ( 0 ):

0 %


 
Escribir comentario:

Los comentarios estan habilitados solo para usuarios registrados, puedes registrarte haciendo click aquí


 
 
Nombre de usuario

Contraseña


 Registrar
Olvidé mi contraseña
 
 
 
 
 3492 usuarios registrados
 1331 relatos publicados
 3 relatos en espera
 
 
 
    Videos Porno
  Cibersexo
 
 


 
    Procesando tu solicitud...

© Iberporno.com. Estas páginas no han sido diseñadas para ser vistas por menores. Si eres menor de edad te recomendamos salir ,

[Padre, proteja a sus hijos] [Información legal ¿Quienes somos?] [Denuncie la pedofilia]