Relatos eróticos en tu buscador favorito

 
 
    Inicio
  Ajax Links
 
 
 
    Categorias
  Nuevos Relatos
  Top 100
  Relato Aleatorio
  Buscar Relatos
  Enviar Relato
 
 
 
    Lista de autores
  Autor Aleatorio
 
 
 
    Contacto
  Recomiendanos
  Favoritos
 
 
Fecha: Miercoles, 1 Agosto 2007 « Anterior | Siguiente » en Infidelidad

La Casada

Anonimo
Accesos: 14204
Valoración media:
Pagina 1 de 1
 -   + 
Mis aventuras con una mujer de 36 años casada, la cual no es atendida por su esposo.

Hola soy del Norte de México, del estado de Sonora, tengo 34 años y tengo 10 de casado. Hace como unos 3 años conocí a una pareja de esposo, ellos son mayores que yo ella tiene 38 y su marido 40. Ella es una mujer muy sexy, le gusta usar mucho las mini faldas y blusas muy entalladas y escotadas. Su cuerpo es normal, pechos pequeños, buenas piernas porque va al gimnasio y buenas nalgas.


Empecé a verlos de manera continua. Iacute;bamos a fiestas juntos cuando había la oportunidad, aclaro sin mi esposa, ya que ella no los conoce.


Ella es de estatura bajita mide como 165 cms. yo mido 185, tiene un cuerpo normal, pechos chicos, pero de mucho vello. Va al gimnasio como ya dije, así que conserva una buena figura.


Al año más o menos de conocerlos, ella me invito a tomar un café ya que su esposo no estaba y fuimos a un restauran vips de la ciudad. Ahí estuvimos platicando como una hora y me empezó a contar que su esposo no la atendía como mujer, que esta cansada de esta situación ya que ella era una mujer muy ardiente. Además su esposo era muy agresivo no la golpeaba pero si la maltrataba psicológicamente. Que a pesar de tener un buen empleo, este no le daba mas que para el gasto de la casa. Que a cada rato peleaban por cosas sin importancia y que esto se estaba volviendo muy común entre los dos.


Me dijo que su marido le hacía el amor muy a la larga y que ella no entendía el porque, ya que antes lo hacían cada que podían. Que esa situación la tenía muy tensa y que muchas veces se masturbaba ella en su casa antes de irse a bañar por las noches. La plática me empezó a excitar mucho y yo también le platique de mi esposa. En este punto ella me pregunto que si como era en la cama, yo le dije que normal, nada fuera de la común sexo una o dos veces por semana.


De repente me comento que ella tenía muchas ganas de tener sexo anal y que su marido no quería, porque según su dicho era anti-higiénico. Ella también me dijo que le gustaba mucho hacer el sexo oral, cosa que a su marido le fascinaba. Toda la platica me tenia a mil y de ves en cuando me tocaba el pene por debajo de la mesa. Quiero aclarar que no tengo un super pene, más bien es normal en su tamaño mide 16 cms. y es algo grueso.


Así al terminar la charla nos dispusimos a irnos y la acompañe hasta su carro. Ahí ella se subió y yo me quede parado por fuera y estuvimos charlando un rato más. Ella tría puesta una miniflada muy corta y unas botas que le llegaban a la rodilla. Ella se percataba que le veía las piernas las cuales las tiene bonitas porque como les dije va al gimnasio.


Después de tener unos minutos charlando me dijo que me subiera al su carro, que no estuviera ahí parado. Yo acepté la invitación y me senté del lado del copiloto. Al estar platicando me confeso algo que me dejo sin habla, me dijo "En verdad que la platica me ha excitado tócame aquí abajo" señalando su panochita. Yo la verdad no sabía si hacerlo o no, hasta que ella me tomo la mano y me la puso sobre su pantaleta, la cual estaba en verdad húmeda.


Yo la empecé a besar y masajearle su panochita por arriba del calzón y ella correspondía tanto a mis caricias como a mis besos. Al estarle metiendo la mano, pude percatarme que tenía una vagina llena de pelos muy espeso, los cuales se le desbordaban por un lado del calzón.


La cosa empezó a ponerse caliente y me dijo que nos retiráramos a un lugar más tranquilo, así que le dije que nos fuéramos en mi carro a un motel, ella me dijo que mejor en su carro y enfilamos hacía la salida de la ciudad.


Al llegar entramos y nos empezamos a desvestir. Ahí pude darme cuenta que tenía mucho vello, mas del que pensé cuando la acariciaba fuera del restauran, aun así yo la besaba y acariciaba por todos lados, su pechos eran chicos, pero sus pezones parecían unas torres ya que se levantaban muchísimo, hasta que me pidió que me acostara boca abajo, porque quería mamarme la verga.


Al hacerlo me confeso que la tenía más grande que la de su esposo y que le gustaba mucho y que esa noche quería cumplir su fantasía de hacerlo por el ano.


Me estuvo mamando la verga y la verdad lo hacia riquísimo, se bajaba a mis huevos y se los metía en la boca, chupaba la cabeza de la verga como si fuera un dulce. Así estuvo hasta que casi me hacia terminar.


Por los apuros no llevaba condones y esto no le molesto me dijo que quería hacerlo así, sin preservativo, pero que no quería que fuera terminar dentro de su vagina, que no se me fuera a escapar.


Se subió arriba de mi y poco a poco empezó a metérsela en su panochita que estaba super mojada. Subía y bajaba y yo le empecé a decir que si le gustaba mi verga y ella me decía que si.


Luego la acosté y me subí en ella, con sus piernas a mis hombros, y se la empecé a meter, le preguntaba si le gustaba como lo hacía y ella decía que si.


Después de estar un rato así se puso en cuatro patas y me pidió que empezará por su vagina y que después se la metiera por el culo.


Yo empecé a mamarle la raja y me pasaba al culo dándole unos lengúetazos, como estaba súper mojada metí mi dedo índice en su vagina y luego se le empecé a meter en el culo despacito. Ella me decía que le dolía pero que siguiera.


Así estuve un buen rato le metía el dedo y se lo sacaba y le chupaba el culo. Luego le metí el dedo medio y en un momento le metí los dos el indicie y el medio.


Al darme cuenta que ya tenía dilatado su culo, le metí despacio la verga por el culo, ella decía que le dolía que mejor no, yo la verdad esta muy caliente y no la deje retirarse, la tome de la cintura y se la seguí metiendo despacio, cuando la cabeza logro entrar, le dije que se quedará así sin moverse que dejara que su culo se acostumbrara y así nos quedamos un rato. Mientras yo le acariciaba la panocha con mi mano. Le decía si le gustaba y me decía que si. Que le dolía poco y que le estaba gustando mucho la sensación.


Cuando paso un rato empecé a moverme y ella también. Empezó a gemir y a decir que le diera más que le encantaba, que culeaba mejor que su esposo. Que se sentía deseada y super caliente.


Así estuvimos un rato hasta que no aguante más y le deje ir toda la leche dentro de su culo. Cuando lo hice ella pego un grito y me decía que sentía caliente el culo por la leche, pero que no se la sacara. Que quería quedarse así, con mi verga adentro de su culo.


Después que empezó a bajar la excitación sola salió mi verga de culo y ella se volteo y empezó a mamarmela. Limpiándola toda.


La verdad sentía mi verga muy sensible y me daba risa. Así que dejo de chapármela y se acostó a un lado mío. Pero no soltó mi verga, la seguía masturbando. Cuando se me volvió a poner dura, ella se volvió a montar sobre mi verga y metérsela en su vagina. Así estuve un buen rato, hasta que me la quite de encima y empecé a masturbarme porque quería dárselo en la boca. Ella se dejo ser y cuando termine se trago la leche que me sacó.


Cansados nos quedamos un rato y entonces me pidió que le mamara la panocha porque quería terminar en mi boca, así que me puse debajo de ella y se sentó sobre mi cara.


Así estuvimos buen rato hasta que termino de nueva cuenta pero estaba ves en mi boca.


Platicamos un rato y me hizo otra confesión, la cual me gusto mucho, me dijo que era la primera ves en 18 años que estaba con otro hombre que no fuera su marido. Que desde los 16 años lo conocía y que había sido su único hombre en la vida, por lo que yo, había sido el segundo. Y que la verdad le había gustado hacerlo conmigo.


Nos bañamos y fue a dejarme al restauran donde estaba mi carro, nos despedimos y prometimos volverlo hacer.


Desde entonces cada que podemos vamos a culear y siempre me dice que lo hago mejor que su marido y que le gustaría dejarlo para poder disfrutar libremente conmigo.


En una de esas ocasiones le dije que deseaba que se depilara la panochita porque se le vería mejor.


Un día me llamo temprano como a las 4 de la tarde y me dijo que quería verme porque tenía una sorpresa. Quedamos en vernos en un lugar y nos fuimos a un motel.


Ella iba vestida con un pants color negro. Y traía consigo una bolsa. Al llegar al hotel me pidió que me fuera desvistiendo y se metió al baño. Al salir traía una zapatillas altas, el pants había desparecido y venía hacía mi con un liguero con medias de red y una brassier del mismo color que el liguero y medias, que eran negros. El calzón era de encaje, se veía riquísima, pero al tratar de quitarle el calzón me dijo que ahí estaba mi sorpresa y al bajárselo me percate que se había depilado la panochita, se le veía riquísima y muy suave.


Esto hizo que le empezará a chupar la panocha inmediatamente, al estarlo haciendo me decía que siguiera que le gustaba y que le metiera los dedos en la vagina. Esto me excito y le empecé a decir que era mi putita y que me gustaba que me complaciera. Ella decía que si era mi puta y que quería que me la cojiera como quisiera.


Me decía que se moría por mi verga y una bola de cosas más, esto hacía que me pusiera más caliente y así lo hice. La empecé a culear riquísimo, estaba súper mojada y le entraba fácilmente. Como la tenía de perrito, le deje ir mi dedo pulgar en su culo y ella decía que así, que quería que le metieran dos verga a la ves. Esto me tenía excitadísimo, así que se la saque y d eun golpe se la metí en el culo. Ella grito y quería que se la sacará, pero yo no la deje, le dije "Esto quieres puta, pues aquí la tienes, ahora te la tragas, al rato se movía ella sola y me decía que estaba muy caliente que no me fuera correr rápido que quería estar así lo más posible.


Cuando iba a terminar le avise, se la saque del culo y se prendió de ella con su boca, para terminar de darle toda la leche en su boca, lo cual se trago.


Cuando estábamos acostados me dijo que la excito mucho que le dijera que era una puta y que se sintió calientísima. Que se imaginaba que en verdad era una puta y que le gusto cuando le metí el dedo por el culo.


Estuvimos charlando un rato, hasta que me dijo que se tenía que ir, porque era cumpleaños de su esposo y que le iba dar la sorpresa con el conjunto que acababa de comprar? Me dijo que quería que yo lo estrenará antes que el. De hecho así es ahora, cuando compra ropa siempre me la enseña primero a mi que a su marido.



Ultim actualizacion el Miercoles, 1 Agosto 2007 por admin
  
Relatos porno © Anonimo

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradeceran y supondrá una mejora en la calidad general de la web. Gracias!

Valoración

1 Votos

« Volver a la página anterior Ir arriba

Comentarios ( 0 ):

0 %


 
Escribir comentario:

Los comentarios estan habilitados solo para usuarios registrados, puedes registrarte haciendo click aquí


 
 
Nombre de usuario

Contraseña


 Registrar
Olvidé mi contraseña
 
 
 
 
 3492 usuarios registrados
 1331 relatos publicados
 3 relatos en espera
 
 
 
    Videos Porno
  Cibersexo
 
 


 
    Procesando tu solicitud...

© Iberporno.com. Estas páginas no han sido diseñadas para ser vistas por menores. Si eres menor de edad te recomendamos salir ,

[Padre, proteja a sus hijos] [Información legal ¿Quienes somos?] [Denuncie la pedofilia]