Relatos eróticos en tu buscador favorito

 
 
    Inicio
  Ajax Links
 
 
 
    Categorias
  Nuevos Relatos
  Top 100
  Relato Aleatorio
  Buscar Relatos
  Enviar Relato
 
 
 
    Lista de autores
  Autor Aleatorio
 
 
 
    Contacto
  Recomiendanos
  Favoritos
 
 
Fecha: Miercoles, 6 Junio 2007 « Anterior | Siguiente » en Hetero

Cogiendo con mi ahijada

Anonimo
Accesos: 20479
Valoración media:
Pagina 1 de 1
 -   + 
No me imaginé que una chiquilla de diesiséis años sería mi amante perfecta, callada dulce, pero un volcán de pasiones.

Mi nombre es Elvis Mendoza Forme un hogar con una mujer casada, secretaria, bonita ella tenia dos hijas, la mas pequeña en ese entonces tenia solo trece años jamás la llame por su nombre mas que nena, y la verdad es que desde pequeña supo ganarse mi confianza y mi cariño, pero no me imagine nunca lo que pasaría con algo llamado destino. Zully, la mayor me llamaba la atención tenia dieciséis años pero por desgracia estaba embarazada de su primer hijo, como ya tenia compromiso yo me hacia siempre el loco aunque tenia unas grandísimas tetas blancas rodeadas de unos pezones rosados deliciosos, pero no me atraía, sus piernas bien hechas y un gran culo, varias veces la vi semi desnuda y es que o yo tenia mucho respeto o era un marica de mierda, luego de pelearse una tarde con el papá de su hijo entró llorando a casa, mi esposa andaba fuera, dejó que el bebé se durmiera y me ofreció café, la tarde era gris, llovía, accedí al café, luego me dijo todos los hombres son una mierda, no le dije hay unos peores pero cuando vi se desabrochó el pantalón pues se sentía mas cómoda, la abracé y no se si por instinto por caliente o que se yo la bese por la boca, me pegó una mamada de lengua que me hizo que se me parara la verga, le quite la blusa y palabra ver aquellos pechos tan grandes era delicioso los mame con vehemencia, con pasión, tal extremo que ella misma tomó mi mano y le metió en su vagina, estaba húmeda, le baje el pantalón y seguí lamiendo sus pezones, era distinto estar con mi mujer que con ella, hice que se hincara y empezó a darme una mamada fenomenal, mis venas estaban hinchadas y se tragaba cada parte de mi pene con satisfacción, al acomodarla en el sillón no le quite los pequeños calzones que llevaba basto para moverlos a un lado y empezar a lamer suavemente su intimidad, me agarró del pelo como queriéndomelo arrancar, empecé por recorrer todo su cuerpo con mi verga, al llegar a su clítoris hinchado se lo restregué como cuatro o seis veces gimió de placer, y me dijo métemela, por favor métemela, así lo hice empecé por metérsela y sacársela, hasta lograr que se viniera volví a bajarme a lamer toda su intimidad, pero algo me dio y pase mi lengua por su pequeño ano, sentí que se estremeció, entonces, me tire al piso se colocó sobre mí y le dije colócatela en el culo, no me dijo allí no nunca lo he hecho por allí, mas me excitó la voltee y al ponerla en cuatro le unte un poco de crema en el culo para que no le doliera, pero al dejársela ir se desplomo y grito ahhhhhhhh cómo arde, cómo duele, luego se acostumbro y dijo dale, no pares dale, fue delicioso acabar dentro de su culo, exhausta, dijo que rico dichosa mi mama, cuando volteamos a ver allí estaba la nena, su hermana menor, quien sin hacer ruido nos espiaba con la puerta de su cuarto entreabierta, Nena dije con voz fuerte, mi sorpresa que ella se había masturbado viéndonos, nos vestimos y desde ese día empezó algo terrible en casa; la Nena me miraba con deseos, me insinuaba cosas, y nuestra relación cambio, por otro lado la hermana mayor nunca hablo del tema aunque se volvió a repetir las cogidas que nos dábamos, un día la nena regreso de clases por la tarde ya habían transcurrido tres años desde que nos vio cogiendo con su hermana, todo ese tiempo yo había parido enanos por la nena, en tres años cambio se puso riquísima, deliciosa, delgada, morenita clara, 1.70 de estatura, reina de su colegio, y yo con una colección de fotos en traje de baño de ella como un demente, estar cera de ella me excitaba, me gustaba entra a su cuarto, buscar su ropa interior, acariciarla olerla, lamerla, zapatos brassieres, tangas, calzones blusas todo lo que oliera a ella, la espiaba cuando podía y en dos o tres veces vi su cuca sin tantos pelos, después de bañarse, me estaba volviendo loco por la nena, esa tarde de regreso del colegio se tumbo sobre su cama me llamo por nombre y me senté en la orilla de su cama me pido un celular y se me quedo mirando, me sentí incómodo, sabía que algo podía pasar, las calcetas el uniforme del colegio y ella en la cama no lo resistía, de pronto me dijo entonces si me compras el celular, dije sí y su agradecimiento fue besarme con inocencia, preguntó: te acuerdas que te vi cómo te comías a mi hermana, bueno, también he visto como te coges a mi mami, y hoy quiero que me enseñes a ser mujer, no era posible esperar casi cinco años por supuesto que no lo iba a perder, le quité los zapatos del uniforme, las calcetas y empecé a besar y lamer en medio de sus dedos, sonreía, yo en el piso y ella sobre la cama metí la cara entre su falda, ella la desabrocho, pero al llegar a su vulva empecé a lamerla por encima de una tanga roja que todavía guardo entre mis cosas secretas, al salir de su falda había desbotonado su blusa, aquel sostén celeste de copas es difícil de olvidar quitámelo dijo, suavemente al ver sus pechos redondos con unos pezones rojitos sentí que me estallaba el corazón, mis dedos no dejaban de tocar su vulva lubricada cada momento mas y mas, entonces llego el momento tan esperado, la deje sin ropa y con suavidad empecé a meterle la verga para no lastimarla, espere que estuviera mas lubricada, abrió un poco las nalgas, con sus manos eso facilito que la penetrara, ver como aquel lindo himen se debilitaba bajo mis doce centímetros de verga era excitante, vi como un poco de sangre se revolvía entre nuestros líquidos, de repente logre penetrarla ella se soltó en gemidos y me abrazo de tal manera que mis nalgas las apretó hasta aruñarlas con frenesí, al acostumbrarse al movimiento pasados diez minutos llegó a su primer orgasmo, allí si la vi llorar de placer no por la desfloración, la acomodé y la hice mía por el culo, gemía temblaba, pero no quería que se la sacara, me vine sobre su espalda, estuvimos más de una hora y cuarenta minutos cogiendo, alcancé dos orgasmos y un dolor de verga de la chingada. El clavo de este rollo que escribí es que es real y hoy vivo enamorado de la nena, si mi mujer cogiera con otro me vale.



Ultim actualizacion el Jueves, 7 Junio 2007 por admin
  
Relatos porno © Anonimo

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradeceran y supondrá una mejora en la calidad general de la web. Gracias!

Valoración

0 Votos

« Volver a la página anterior Ir arriba

Comentarios ( 0 ):

0 %


 
Escribir comentario:

Los comentarios estan habilitados solo para usuarios registrados, puedes registrarte haciendo click aquí


 
 
Nombre de usuario

Contraseña


 Registrar
Olvidé mi contraseña
 
 
 
 
 3492 usuarios registrados
 1331 relatos publicados
 3 relatos en espera
 
 
 
    Videos Porno
  Cibersexo
 
 


 
    Procesando tu solicitud...

© Iberporno.com. Estas páginas no han sido diseñadas para ser vistas por menores. Si eres menor de edad te recomendamos salir ,

[Padre, proteja a sus hijos] [Información legal ¿Quienes somos?] [Denuncie la pedofilia]