«

»

Sep 09

Pene amaestrado

A todos nos gusta hacer trucos con nuestros penes. Podemos ofrecerlo a nuestra amada a modo de una bella y hermosa rosa con suaves pétalos de prepucio, si somos habilidosos lo convertiremos en una hamburguesa, un caracol o hasta la Torre Eiffiel tal como hacen los Marionetistas del Pene, pero algo realmente complicado es hacerlo cantar, un privilegio reservado a unos pocos afortunados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>